El jadeo en gatos.

Jadeo-en-gato

A diferencia de los perros, no es muy habitual ver un gato jadeando. El jadeo en gatos normal debe ser un hecho puntual y debido a causas fisiológicas, porque de lo contrario, podemos estar delante de un problema de salud al que debemos prestar atención.

Si convives con un felino o, simplemente, quieres aprender más sobre estos bellos animales, quédate con nosotros para aprender a identificar los tipos de jadeos y sus posibles causas.

Jadeos normales de causas fisiológicas

  • Esfuerzo físico, ejercicio: Es absolutamente normal que tu gato jadee tras una sesión intensa de juego, en especial los gatitos que son mucho más activos. Al subir la frecuencia cardíaca y la excitación corporal, sus respiraciones aumentan y se pueden traducir en jadeos.

  • Calor: Para un gato, una temperatura ambiente elevada empieza a ser un problema al carecer prácticamente de glándulas sudoríparas. Por ello es posible que empiecen a jadear, para evaporar el calor de su cuerpo. Además, al jadeo puede acompañarle babeo y debilidad corporal. Pero ten en cuenta que tardan mucho más que los perros en empezar a jadear.
  • Miedo o Estrés: Sí, situaciones que alteren su paz interior suponen una causa de jadeo. Viajar en coche, encerrado en el trasportín; tener cerca a otro animal que no conozca; una mudanza o cambio de hogar… En este caso, su homeostasis o equilibrio corporal nos da una serie de pistas para detectar este estrés: el jadeo, pupilas dilatadas, piloereción (el pelo encrespado), taquicardia…
  • Parto: Dar a luz es un esfuerzo enorme para todos los mamíferos, y las gatas suelen jadear tras el parto incluso horas después. Pero si este jadeo se extiende después del parto, debes acudir al veterinario.

 

Jadeos que NO son normales y pueden suponer un problema

Antes de enumerar las distintas patologías que pueden provocar jadeo en gatos, hemos de decirte que si observas que tu felino jadea habitualmente y no se corresponde con ninguna causa de la que hemos hablado en el párrafo anterior, acude al veterinario lo antes posible, ya que, además de ser síntoma de alguna enfermedad, puede provocarle hasta dolor.

Problemas cardíacos

Es debido a una insuficiencia cardiaca congestiva (cuyo origen más frecuente es la Cardiomiopatía hipertrófica felina o CMH). Esta patología no permite al corazón bombear sangre con normalidad y como consecuencia este líquido “se estanca” en los pulmones, produciendo en la mayoría de los casos liquido en la cavidad pleural (entre el pulmón y las costillas). Además, el corazón realiza un esfuerzo mayor lo que hace que sus paredes y ventrículos se hagan más gruesos, provocando una hipertrofia.

Una respiración rápida y con la boca abierta (jadeo) puede ser consecuencia de este encharcamiento de los pulmones.

Otra causa de la insuficiencia cardíaca puede ser consecuencia de hipertiroidismo, hipertensión (meter aquí el enlace al post sobre la hipertensión) o defectos congénitos.

Problemas respiratorios

Es debido a una insuficiencia cardiaca congestiva (cuyo origen más frecuente es la Cardiomiopatía hipertrófica felina o CMH). Esta patología no permite al corazón bombear sangre con normalidad y como consecuencia este líquido “se estanca” en los pulmones, produciendo en la mayoría de los casos liquido en la cavidad pleural (entre el pulmón y las costillas). Además, el corazón realiza un esfuerzo mayor lo que hace que sus paredes y ventrículos se hagan más gruesos, provocando una hipertrofia.

Una respiración rápida y con la boca abierta (jadeo) puede ser consecuencia de este encharcamiento de los pulmones.

Otra causa de la insuficiencia cardíaca puede ser consecuencia de hipertiroidismo, hipertensión (meter aquí el enlace al post sobre la hipertensión) o defectos congénitos.

Problemas respiratorios

Dentro del sistema respiratorio, podemos diferenciar varias patologías que tienen que ver con el jadeo en gatos:

  • Asma Felina o bronquitis: Mala ventilación pulmonar a consecuencia de la inflamación y secreción de moco de las vías respiratorias y los pulmones. Los “ataques” de asma felina pueden identificarse también por la postura del gato, ya que suele inclinar los hombros y extender el cuello para poder respirar por la boca.
  • Derrame Pleural: Esto es la acumulación de líquido entre el pulmón y la membrana que lo recubre (pleura). El derrame puede ser consecuencia de varias enfermedades, como la insuficiencia cardiaca congestiva, hipertensión arterial,  la peritonitis infecciosa felina, problemas de bajada de proteínas (hepatopatías …) y otros.
  • Bronquitis/neumonías: infecciones bacterianas, víricas o fúngicas que dañan al pulmón.

Anemia

Las anemias son la disminución del número de glóbulos rojos. En los casos de anemias graves, el paciente no tiene sangre para mover el oxigeno, por lo que necesita respirar más veces para conseguir oxigenar los tejidos. Esto provoca, además del jadeo, taquicardia, aumento de la frecuencia respiratoria, debilidad y mucosas pálidas.

Intoxicaciones

Algunos alimentos, las plantas tóxicas para gatos o ciertos fármacos pueden provocar una intoxicación que derive en dificultad respiratoria, lo que hará jadear al gato. En este post de Instagram te decimos alguna de ellas

Hipertermia

Aunque antes hemos hablado de que el calor puede hacer jadear a tu gato, insistimos en este apartado en el cuidado ante un golpe de calor. Si empieza a jadear bruscamente en un ambiente muy caluroso, llévalo a la sombra e ofrécele agua fresca insistentemente e incluso humedécelo para refrescarlo si se deja. Pero, aunque tomes estas medidas, llévalo urgentemente al veterinario. Una insolación puede derivar en daños cerebrales y problemas graves al organismo.

Hernia en el diafragma

En las hernias diafragmáticas, el diafragma (el músculo entre el pecho y el abdomen) posee una abertura anormal por donde algunas vísceras pueden moverse hasta la cavidad torácica y quedarse muy cerca de los pulmones, lo que le provoca al animal dificultad para respirar con el consecuente jadeo. Otras secuelas de este tipo de hernia pueden ser regurgitaciones, anorexia, vómitos o disfagia (dificultada y/o dolor al tragar).

 

 

La naturaleza propia de los felinos les dicta que no pueden mostrar debilidad, por lo que es difícil darnos cuenta que a nuestro querido amigo le pasa algo. El jadeo puede ser una oportunidad de detectar esas patologías que pueden ser bastante graves. Por ello es muy importante saber distinguir cuando un jadeo se considera “normal” y cuando no.

 

Ante la duda, acude siempre al veterinario. Y recuerda que con nuestros planes de salud, estará protegido gracias a las revisiones que le realizamos para garantizar el bienestar de su salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *