Laparoscopia, cirugía de mínima invasión

¿En qué consiste una laparoscopia? Muy sencillo, es la exploración visual del interior del cuerpo de nuestra mascota, a través de una incisión de no más de dos o tres puntos de sutura por donde introducimos determinados instrumentos de muy alta precisión (por ejemplo, un sellador vascular o una microcámara guiada). Por lo tanto, es una cirugía de mínima invasión con la cual podemos realizar diagnósticos muy certeros, tomar muestras para biopsias e incluso realizar determinadas intervenciones.

¿Para qué se puede realizar una laparascopia?

Además del examen visual de alguna zona determinada de zona abdominal, podemos realizar este procedimiento para los siguientes casos:

  • Biopsias: Para optimizar el resultado del diagnóstico, podemos realizar una toma de muestras de la zona afectada para examinarla con detenimiento in situ, viendo el aspecto del órgano, color, textura de la zona a tomar la muestra. Pueden ser muestras hepáticas, abdominales, pancreáticas, renales y de ganglios linfáticos
  • Esterilización: Sobretodo utilizada en hembras, nos permite extraer el ovario sin complicaciones. Mejora la recuperación y al no haber tracción en los órganos, es mucho menos dolorosa para el paciente.
  • Cálculos Vesicales: Este tipo de intervención con laparoscopia se llama cistotomía asistida por laparoscopia. Si queréis información más extensa sobre los cálculos renales, podéis ver este post “Cálculos urinarios: Sintomas y tratamientos” https://centroveterinariomijas.es/calculos-urinarios/
  • Criptorquidismo: Esto es una anomalía en uno o los dos testículos del macho que impide que encuentren su posición natural, quedando fuera de la bosa escrotal.

 

Estos son los principales usos, pero hay aún más: aspiración de vesícula biliar, extracción de vesicula biliar o adrenelectomias

Aquí os dejamos un fragmento del video de la extirpación de un ovario mediante esta técnica.

 

¿Y qué ventajas tiene una respecto a la cirugía convencional?

Son muchas las ventajas de realizar este tipo de intervención:

  • Menos riesgo para el paciente, ya que la incisión es mínima y por lo tanto apenas se realiza tracción de los tejidos. Esto favorece una rápida recuperación y menos dolor post quirúrgico.
  • Hay una tasa prácticamente inexistente de complicaciones por adherencias
  • Disminuye muchísimo la posibilidad de infecciones de la herida.
  • Reducción al mínimo de la estancia hospitalaria
  • No hay que volver a consulta demasiadas veces para para el seguimiento.
  • Se reduce el tiempo de uso de collar isabelino.
  • El sufrimiento del animal es muchísimo menor en su recuperación postquirúrgica.

Y además, a nosotros, los veterinarios, nos permite observar los órganos con gran precisión y grabar la intervención para revisarla posteriormente.

Combinada con las técnicas de anestesia locorregional (anestesia Epidural o de cuadrado lumbar) permiten una recuperación mucho más rápida y sin dolor.

En el hospital Veterinario Mijas Pueblo llevamos mucho tiempo con técnicas de cirugía sin sangrado. Con la laparoscopia lo complementamos con la mínima invasión . La precisión, la profesionalidad y el equipo de última tecnología con el que contamos hacen posible ofrecer las numerosas ventajas que aporta esta técnica.

 

 

¿Tienes alguna duda respecto a la laparoscopia? ¡Déjanos tu comentario! Y no olvides seguirnos en redes si aún no lo haces 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *